l   diciembre 13, 2016   l  

Por Adusto Uno x uno del campeón





C

Cuando termina un campeonato de fútbol es un buen momento para pasar raya y hacer un balance. Aquí les dejamos el uno x uno de un exquisito del periodismo deportivo.

Lubo Adusto Freire

Esteban Condes: jugador hincha. Pero mi tía Pocha también era hincha de Nacional, y no por eso la ponen de titular. Por momentos le costó entrar en juego (3 puntos).

Otrálvaro: jugador de la selección Colombia, se rompió la manito y se perdió los últimos dos partidos, lo que contribuye a que, de acá a un par de años, nadie lo recuerde (2 puntos).

Victorinos: barbado (5 puntos).

Polentas: discreto campeonato del mejor zaguero humeante del mundo (5 puntos).

Espino: lateral con intuición, hay quienes afirman que mucho no ve, por lo que a la hora de desbordar tira el balón donde supone que se encontrará algún compañero. Lo cual explicaría muchas cosas (4 puntos).

Fuciles: jugó dos mundiales, y acaso juegue un tercero. ¿Y? ¿De hacer un cierre ni hablamos? (3 puntos).

Cavanna: extraña a Dolce (1 punto).

Malvino: no estaría gozando de la mejor consideración por parte del entrenador (1 punto).

Rafa García: volante devenido en zaguero suplente. Querido por la hinchada, lo cual le resta puntos (1 punto).

Mathías Oliveras: cumplió (1 punto).

Carballo: erró un penal en la Bombonera (2 puntos).

Colo Romero: también. ¡Pero cómo se menea! (4 puntos).

Porras: uno pensaba “qué lento que está”, hasta que lo veía jugar a Arismendis y parecía el propio Pogbá, aunque algo menos afrodescendiente. Mucho éxito en su querido Peñarol (4 puntos).

Arismendis: su titularidad es como la existencia de Dios, la campaña publicitaria de Novick o el accionar del Pato Celeste: difícil de explicar (2 puntos).

Ligüeras: es el pokemón Recoba evolucionado. Acaso con menos pegada y menos marketing, pero más querible. Si es realmente inteligente, debería retirarse, hacerse amigo de un jugador representativo de Peñarol, comprar una murga, hacer una película y retirarse. Pero claro: andá a conseguir un jugador representativo de Peñarol en este momento (7 puntos).

Kevin Ramírez: imparable (4 puntos).

Papelito: acaso el tipo más querible del fútbol mundial. Pero insisto: Cristiano, Zlatan, Suárez: a cuál más sorete, pero qué grandes jugadores (3 puntos).

Tabaré: dejó la sensación de haber sido imparable, pero anotó solo un gol, y en la primera fecha. Su departamento de marketing funciona a las mil maravillas (4 puntos).

Hugol Silveiras: el día que aprenda a parar una pelota, a cabecear y a rematar al arco, estaremos ante un jugador muy diferente. Querendón nato, atleta de ébano (6 puntos).

Panameño Mejías: no juega un partido oficial desde el 2008 (1 punto).

Sebastián Rodríguez: es el Paraguayo Monzón del nuevo milenio: juega bien, lo ponen poco, y la gente lo quiere (5 puntos).

Lea Barcia: defeccionó anímicamente. Eso le pasa por tener estudio (3 puntos).

Amaral: fue de menos kilos a más (2 puntos).

Marcio Benítez: no le conozco el rostro (1 punto).

Heberley Sosa Jr.: discreto (5 puntos).

Cruz Mascia: tiene más Uruguayos ganados que Forlán, Montero, Cavani, Fonseca y Francescoli juntos y sumados (1 punto).

El Braian Lozano: su mayor aporte fue haber bailado alegremente en el trencito de los festejos comandados por el Colo Romero (1 punto).

DT. Lasarte: concretó su tercer uruguayo desnaturalizado por situaciones que tuvieron a Peñarol como involucrado al hilo. Si concreta su llegada a la selección tras el Mundial de Rusia, sería de esperar que clasifique a Qatar 2022 y que avance a la final por walkover (por ejemplo, si Ghana retira su equipo a causa de una revuelta civil, o si descubren que el plantel portugués se dio la papota). Por momentos, era tal su grado de locura ante desafíos a priori no del todo excesivos, tales como el de derrotar a Villa Española, que varios temimos por su integridad. Pero afortunadamente, aguantó.

Ver más:

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *