l   septiembre 7, 2016   l  

Juegos Paralímpicos Una “escuela de vida”





T

Tal vez mejorar una marca sea una excusa o motivación, pero en cada deportista paralímpico están representadas las 50 mil personas que presentan alguna discapacidad motriz en el Uruguay.

La única medalla que ha conseguido Uruguay en un juego Paralímpico fue conquistada por el minuano Jorge Lerena en Atlanta 1996. Fue en la prueba de atletismo de 200 mts llanos.

Estos Juegos de Río se desarrollan entre el 8 y 17 de setiembre, y Uruguay presenta la mayor delegación histórica. Henry Borges, Alfonsina Maldonado, y Eduardo y Gonzalo Dutra lograron acceder por diferentes vías.

En el caso de Borges, judoka con discapacidad visual, tras obtener el oro en los juegos Parapanamericanos Toronto 2015 accedió directamente por buen rendimiento deportivo. Gran parte de las expectativas en conseguir una medalla en estos juegos están depositadas en él.

Por su parte, Maldonado en Ecuestres, Eduardo en Atletismo y Gonzalo en Natación, obtuvieron la “wild card”; una invitación y habilitación específica por parte del comité paraolímpico internacional para participar.

Estos meses previos tuvieron varios imprevistos y dificultades. Por segunda vez el Comité Paralímpico Uruguayo se encuentra intervenido por el MEC –desde diciembre del año pasado y está en curso una investigación administrativa- , y por tanto hasta último momento no se sabía si los deportistas llegarían a Río. Estos obstáculos casi los dejan afuera pero finalmente lograron superarlos y hoy están cumpliendo los objetivos que se han trazado desde hace muchos años.

Poder participar y competir contra referentes mundiales de sus disciplinas no deja de ser un mérito en sí mismo, y allí están los deportistas paraolímpicos celestes, disfrutando de izar la bandera uruguaya frente a 4300 atletas de otros 175 países.

Si bien la práctica deportiva es beneficiosa para todas las personas, en el caso de tener algún tipo de discapacidad motriz, ésta se vuelve muy relevante en cuanto al desarrollo de la confianza, autonomía, mejora de la condición física así como de sostén afectivo.

Desde el punto de vista social es muy significativo ya que fomenta la posibilidad de conocer personas que están en la misma circunstancia así como poder crear pequeñas asociaciones desde las cuales gestionar la práctica deportiva.

Poder naturalizar la discapacidad y generar condiciones materiales y culturales es el desafío para hacer visible en el Uruguay a las casi 50 mil personas (datos del Instituto Nacional de Estadística) que tienen alguna discapacidad motriz. Cuántas más y mejores condiciones tengan, más cantidad de personas podrán ejercer su derecho a la actividad física.

Ver más:

1 comentario

  • JulieMub says:

    This message is posted here using XRumer + XEvil 4.0
    XEvil 4.0 is a revolutionary application that can bypass almost any anti-botnet protection.
    Captcha Recognition Google (ReCaptcha-1, ReCaptcha-2), Facebook, Yandex, VKontakte, Captcha Com and over 8.4 million other types!
    You read this – it means it works! 😉
    Details on the official website of XEvil.Net, there is a free demo version.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *