l   julio 16, 2016   l  

Alejandro Martínez Los “Profes” y una lucha de 20 años





L

La preparación física de los deportistas incide cada vez más en el resultado y es fundamental para la alta competencia. Sin embargo, hace 20 años que los preparadores físicos en Uruguay luchan por ser reconocidos por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Alejandro Martínez, uno de los abanderados de esta causa, jugó al fútbol en Miramar Misiones y Danubio. Luego de su retiro, se recibió de Profesor de Educación Física y se dedicó a la docencia. A lo largo de su carrera trabajó en varios equipos y en la selección uruguaya. Su profesión lo llevó a recorrer muchos países y ahora vive en Catar entre Ferraris, tigres, desiertos y jeques.

SER “PROFE” EN URUGUAY

“En Uruguay tenemos un problema de formación” dispara Alejandro Martínez para meterse de lleno en la realidad que viven los preparadores físicos en Uruguay. Para Martínez el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) te da una formación básica y en Uruguay no hay opción para profundizar ese conocimiento. “No existen maestrías ni doctorados en actividad física y son muy necesarios para trabajar en el alto nivel. Tenés que apuntar a cursos privados o por internet” aseguró Martínez que ingresó al ISEF en 1992.

20 AÑOS RECLAMANDO

Hace más de 20 años que el gremio que agrupa a los preparadores físicos en Uruguay pide que se establezca un estatuto en la AUF donde se reconozca su tarea, se registren los contratos de los profesionales y se incorpore como exigencia reglamentaria poseer el título habilitante para ejercer la profesión.

“Para ser preparador físico de primera división no se precisa acreditar ningún título, ni siquiera te lo piden. Basta con presentar la cédula” explicó Martínez y aseguró que en la AUF no se toma en serio la situación.

“Ya es obsceno y escandaloso” dijo Martínez y agregó “nadie sabe quienes trabajan en las formativas, cualquier persona con una cédula se presenta y da clase. ¿Quien se hace responsable de una mala preparación o de una lesión? ¿Qué garantías le damos al deportista”? Y a la hora de buscar responsables, Martínez aseguró que hay “mala voluntad de los dirigentes”.

Hotel“Nos dicen que las razones para no firmar un contrato son económicas porque los clubes no pueden comprometerse. Los cuadros traen estudiantes de educación física, no les pagan por tres o cuatro meses, después el profe se va y traen otro. La eterna calesita”.

Pese a la falta de reconocimiento en el medio local, varios preparadores físicos uruguayos se destacan en el mundo: Oscar Ortega en Atlético de Madrid, Marcelo Tulbovitz en Universidad de Chile (ahora Nacional), Alejandro Richino en la selección chilena y Sebastián Avellino en Catar por citar algunos nombres.

LA DOBLE COMPETENCIA

Muchos dicen que los jugadores uruguayos no están capacitados para afrontar la doble competencia. Pasaron 26 años del último logro internacional de un equipo y a la hora de competir las diferencias se hacen mayores. ¿Qué es lo que pasa?

Martínez aseguró que el jugador uruguayo “está preparado para la doble competencia” y explicó que los viajes que deben realizar los equipos en las competencias internacionales afectan a los futbolistas. “En Uruguay lo máximo que te trasladás son 15 minutos. A los jugadores de acá no les gusta ir ni a Cerro Largo, uno notaba cierto malhumor en el plantel cuando tocaba jugar en el interior. No están acostumbrados a viajes largos”.

El roce internacional es fundamental para pelear campeonatos y Martínez destacó el método que se utiliza en la selección uruguaya desde que está Oscar Tabárez. “Emiliano Velázquez arrancó en la Sub 15, cuando llegó a primera tenía 70 partidos internacionales arriba. Cada jugador del proceso de selección tiene 60-70 partidos internacionales y un montón de horas de entrenamiento de calidad que lo preparan para la alta competencia”

El fútbol es un fenómeno económico y las lesiones inciden a nivel deportivo y en plata. “En Catar tenemos un seguimiento cada 1000 horas de entrenamiento. El departamento de sanidad nos controla y no podemos pasarnos de determinado parámetro si no queremos tener multas” contó Martínez que trabaja desde hace 1 año en el Al-Wakrah SC junto a Mauricio Larriera y Bruno Piano.

Un área fundamental en el deporte de alta competencia es la alimentación y el trabajo del nutricionista con los deportistas, área que en Uruguay salvo excepciones está muy descuidada. “Un deportista de alto nivel tiene una alimentación específica. Yo me encuentro con deportistas que me dicen que siguen desayunando mate con bizcochos. En Paranaense teníamos un restaurant y los deportistas tenían la obligación de pasar por ahí para alimentarse. Todo lo que comían lo preparaba la nutricionista y sólo podían comer eso” aseguró Martínez.

LA MOTIVACIÓN, LA ENTREGA Y LA GLORIA

DanubioBasta con mirar un entrenamiento de Alejandro Martínez para entender su forma de ver el fútbol. Intensidad, entrega, exigencia y obediencia son algunas características de su trabajo al que se le suma la motivación y la arenga constante. “Más que en la motivación creo en la gloria, ese sentimiento de ser campeón que tenés cuando sos niño. Ese sentimiento noble, esa responsabilidad de ser el mejor. La satisfacción de que lo conseguido es producto de esfuerzo, de lágrimas, de darlo todo. Cada vez que lo recuerdes te tenés que emocionar”

La profesionalización del deporte, y del fútbol principalmente, hace que por momentos se priorice lo económico sobre los intereses deportivos. “Después viene lo económico, que es muy importante, está bueno mejorar pero hay un estado espiritual superior que es el que te deja en la eternidad y genera admiración e inspiración. Lo que dejó Obdulio Varela” destacó Martínez.

La final de la última Liga de Campeones, que ganó Real Madrid por penales, sirve para ejemplificar lo que dice el preparador físico “en el alargue uno veía extenuados y acalambrados a Godín, a Ronaldo, a Modric, pero seguían adelante. Era un tema de gloria no de plata. No pensaban en el dinero que tenían, en los lujos o las vacaciones. Era gloria pura, quedar en la eternidad”.

FÉNIX Y LA SELECCIÓN URUGUAYA

Pasaron casi 14 años, pero para el “Cabeza” Martínez el Fénix del 2002 “merecía ser campeón uruguayo, llenaba todas las canchas y jugaba un fútbol espectacular” y recitó de memoria la alineación titular que contaba con Martín Liguera, Germán Hornos y Fabián Estoyanoff como principales figuras.

La buena campaña que realizó el equipo de Capurro le permitió llegar a la selección uruguaya en 2003. Por varios factores, la experiencia duró muy poco tiempo “Nos agarró en un período difícil, era la época de Figueredo. Contra Venezuela, perdimos 3-0 pero antes metimos 2 pelotas en los palos. Con Brasil empatamos 3-3 y en vez de cuidar ese resultado él quería ir a buscar el cuarto gol” aseguró Martínez y agregó “Carrasco enfrentó al sistema y el sistema reaccionó, lo atacó y lo liquidó pero fue un aire fresco para el fútbol uruguayo”.

Bajo el mando de JR, Uruguay se consagró campeón del torneo “LG Cup 2003” y en Eliminatorias dirigió 5 partidos donde ganó dos (Bolivia y Chile), un empate (Brasil) y dos derrotas (Paraguay y Venezuela).

FORLÁN, EL “CRACK”

Lleva 22 años trabajando como preparador físico y conoció a cientos de jugadores. Pero Martínez no duda a la hora de elegir cuál fue el mejor que entrenó: “Forlán es lo más grande que conocí en el futbol” y además de destacar la calidad humana de delantero asegura que a la hora de trabajar era súper profesional: “En la selección entrenábamos de mañana y por la tarde a veces se dormía la siesta. Forlán venía de tarde a despertarme para que lo ayude a trabajar el remate con la pierna izquierda porque decía que no le pegaba tan bien”.

Esta anécdota transcurrió en 2004 y para Martínez no fue casualidad que en el 2010 Diego Forlán levantara el trofeo al mejor jugador del Mundial. “Trabajó para eso, se esforzó para alcanzar ese logro. Estaba en Manchester United y quería más y más. Lo admiro muchísimo”.

BIENVENIDOS A CATAR

En 2015, después de obtener dos buenos torneos con Racing y Defensor Sporting, Mauricio Larriera aceptó la propuesta del Al Wakra y con él viajaron Alejandro Martínez y Bruno Piano. Al llegar al destino, un cartel los recibió en el aeropuerto “Bienvenidos a Catar”

JequeCatar tiene la tercera mayor reserva mundial de gas natural y es el país con mayor renta per cápita del mundo. En 2022 será la sede de la Copa del Mundo y se convertirá en el primer país árabe en organizar un Mundial. Su tamaño es menor a Montevideo y su población no llega a los dos millones, de los cuales solo el 20% son cataríes y el resto inmigrantes de países cercanos que se van a trabajar ahí aprovechando los altos salarios que se pagan.

“Catar es una sociedad de altísimos ingresos económicos y con un desarrollo increíble, basado en el petróleo y el gas. Está en construcción permanente porque se está preparando para el Mundial” describe Martínez.

A la hora de describir el fútbol catarí, Martínez reconoce que “tienen una liga muy competitiva, donde pueden jugar cuatro extranjeros y uno de ellos debe ser asiático. Son 14 equipos en primera división y a pesar que los estadios tienen una capacidad de 50.000 personas, van entre 300-400 espectadores a cada partido. La gente solo va a ver Al Saad (el equipo que dirige Jorge Fosatti) contra Al Rayyan. ”. En algunos casos los hinchas que van a los partidos reciben un dinero por alentar y apoyar a los equipos. Los equipos tienen un dueño, que es el jeque, y un manager.

“El jugador catarí no está acostumbrado al esfuerzo máximo, que no todo se consigue con dinero. En Uruguay lo tenemos en el ADN, porque hay que superar un montón de dificultades. En el primer entrenamiento vi entrar los autos Porsche y Ferrari que tienen nuestros jugadores. Lo primero que me dijeron es “no trates de cambiar nada” reconoce el preparador físico.

“Catar es más barato que Uruguay y es un país occidentalizado, lo único que no tenés es alcohol, tenés que ir al hotel internacional si querés tomar una cerveza o un whisky. El tránsito es insoportable, en Doha, ves las Ferraris y Lamborghinis por la calle y al principio te sorprende aunque después te acostumbrás” contó Martínez y utilizó el siguiente ejemplo para graficar el estilo de vida: “Una vez se escapó un tigre de un auto y se puso a caminar por la calle”

Ante el desinterés que existe en el país por el fútbol, los equipos apostaron a las figuras mundiales para potenciar el campeonato y posicionar la liga en la región “Está jugando Xavi, hace unos años estuvo Raúl, Guardiola y tienen el dinero para contratar al jugador que quieran. Van a apostar fuerte para que el país se prepara para el Mundial”

El idioma fue otra barrera que el cuerpo técnico enfrentó cuando comenzó a trabajar: “Nosotros nos manejamos con traductor pero metemos inglés y algunas expresiones básicas para ejercicios. “Look at me, move here, pass the ball, move faster y listo” contó Martínez.

CatarEstá claro que el nivel del fútbol catarí está lejos de la alta competencia y que los conocimientos básicos sobre este deporte están por debajo de los futbolistas de las grandes ligas. “Tenemos que trabajar los conceptos básicos. Allá le explicás que el lateral tiene que cerrar la espalda o que tiene que cubrir el espacio y se te queda mirando sin entenderte. Nosotros vivimos con mucha pasión el fútbol. Yo me calentaba y me vinieron a decir “Cabeza bajá un cambio, acá es otra historia”. Sabemos que a los equipos grandes no les podemos ganar, tenemos que sumar ante determinados rivales y punto” concluye Martínez

Esta forma de entender el fútbol le planteó una duda a Alejandro Martínez y también me la trasladó cuando volví a mi casa. ¿Están tan equivocados en tomarse el fútbol de esa forma? ¿Realmente nos hace bien a los uruguayos vivir con tanta pasión el fútbol?

“En Uruguay, un descenso es la vida o la muerte, eso el jugador lo siente y lo sufre. A mí me costó entenderlo pero aprendí que no pasa nada, se baja y se sube. Se gana o se pierde un campeonato, obvio que te bajonea pero la vida continúa” resumió el “Cabeza” Martínez.

CORTITA Y AL PIE

• “Las estructuras del fútbol uruguayo no permiten que el jugador se desarrolle al máximo”.

• “No se corre más en el fútbol de ahora. El deportista recorre más o menos de 12 a 14km. Lo que creció fue la intensidad”.

• “El uso de las redes sociales son un conflicto. Los jóvenes están pendientes de ellas y las manejan, los jugadores más veteranos quedan al margen y se generan divisiones”.

• “Estaba convencido que el jugo de naranja era espectacular para el deportista, pero fui descubriendo que la naranja tiene un alto contenido de fructuosa que a la larga eleva los niveles de acido úrico. Todo el tiempo tenés que estar investigando porque todo cambia”.

• “Antonio Conte, DT de Italia y ahora en Chelsea, me dijo “cuando hay que hacer pasadas de 1000 mts, 1500 mts, hay que hacer eso. No se puede hacer todo con pelota, no todo en el fútbol es con pelota”.

• “Recoba tenía una técnica y una pegada pocas veces vista. Si se hubiese entregado al máximo al entrenamiento, Messi no existía”.

• En Catar la sensación térmica es de 50°C pero en el mes del Mundial habrá 10°- 15°.

Ver más:

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *