l   marzo 18, 2017   l  

A lo Peñarol Con ojos de hincha





La siguiente crónica fue aportada por un parcial carbonero, apostado en la tribuna Damiani, que lejos que ocultar su corazón oro y carbón justamente hace gala de ello, como buen hincha.

CON PASTA DE CAMPEÓN

Por Maku

Primero que nada, nobleza obliga a confesar que hubiera venido “al pelo” que Lucchetti -arquero y capitán de Atlético Tucumán- fuera figura, lo cual generaría un chiste fácil (para entendidos del arte culinario) para identificación del título del articulo sin generar controversias.

Pero debido a que creemos que tenemos “espalda ancha”, esa que decían de Bengeochea y Gregorio, lo vamos a dejar igual.

Se dio un partido en el cual Peñarol salió con una cabeza no muy diferente a lo que venía trabajando, se presentó con un 4-4-2 bastante claro, mientras que los rivales Tucumanos, lo hicieron con una formación que por momentos reflejaba un 3-5-2, formación arriesgada pero que demostró saber a lo que jugaba.

Los primeros 10 minutos fueron un monólogo tedioso que no supero un tímido tiro de parte de Atlético Tucumán. Aquí va el minuto a minuto de las circunstancias más importantes:

Minuto 21 – El zaguero de Atlético Tucumán, Ignacio Canuto, de excelente labor hasta ese entonces, requiere atención médica por lo que se detiene el partido. ¿Por qué esto fue relevante? A partir de ahí la defensa no fue la misma.

Minuto 27 y 28 – Momento “MíSTICA PEÑAROL”. Éste fue un minuto sublime, en el cual el cuadro carbonero se encontraba generando espacios, buscaba con centros laterales la llegada de algún frentazo de Affonso (si créalo o no, fue titular!) o Junior Arias, y a la barra brava de Peñarol no se le ocurrió mejor idea que festejar este mejunje de buen futbol y convicción para ir a buscar la victoria, que entonar la canción “vamo aurinegro ponga huevo…” lo cual como experimento de Pavlov que logra hacer que se babee un perro, activo la alarma en Ramón Arias para que buscara enganchar con una tijera en una jugada peligrosa a quien había sido hasta el momento el más atrevido del lado tucumano (El 9 – véase jugador del partido Atlético Tucumán). La euforia era tal, que al minuto Affonso tiro un codazo (podría haber sido roja), y en ese momento era la Leo Ramizacion de Peñarol en pretemporada.

Siguiente acción, que para aquellos mortales que presenciamos la jugada casi nos marca un antes y un después: gran jugada colectiva por el lado izquierdo, centro rastrero, de esos que es empujarla y gol… pero la agarra Mauricio Affonso y en lugar de realizar lo que dice el manual del 9 dice en Tapa, Caratula e Índice -¡tirar al arco!-, decide pasársela al “Cebolla”…. Realmente me dieron ganas de llorar…

Minuto 40 en adelante… Caldeado, bardo, esto se gana con poco fútbol y medio de vivo, etc…

Al comienzo del segundo tiempo se vió una paridad en el juego que daban augurios de un lindo partido… Tal fue así que en el minuto 51 Affonso tuvo tiempo de ir a buscar un tupperware a la casa, utilizarlo como sombrero y asi cabecear solo al lado del arco, buscando con notoria intencionalidad mantener el 0 a 0.

ZampedriMinuto 57 – se vino lo que en el estadio se veía venir, el famoso gol del cuadro visitante (lléname de nervios a la defensa, empecemos todas las tribunas a murmurar y puteemos por los cambios, esto es Peñarol!), el gol de cabeza llegó tras una siesta del paraguayo Villalba

Minuto 62 – El D.T de Atlético Tucumán –Pablo Lavallén – mete un cambio en el equipo, que no sabemos si tuvo efecto, pero al minuto metieron un tiro de afuera del área, que desde la tribuna pareció que se iba, pero según el juez fue córner. Si pego en alguien nunca lo sabremos, y tampoco tenemos intención de preguntar, asi que será un secreto a voces. De esa misma jugada, al sacar Peñarol luego del córner sale un contragolpe con una jugada rápida, la cual genera el tiro libre que ejecutó Lucas Hernández

Tras un tiro que no tenía ninguna esperanza de ser gol, logra desviarse en la barrera… desconcierto absoluto y goool

Tras ese gol Peñarol hizo lo que mejor sabe hacer: “pudrir el partido”… Se le acusa a Guzmán y a Gastón de “babosear” a un jugador de Tucumán en el festejo del gol…

En ese entrevero, disturbio ideológico que generan el conjunto de quejas alrededor del juez ( de sobria actuación), sucedió que a mar revuelto ganancia de pescadores, y eso fue lo que hizo Gastón Rodriguez… En una jugada que parecía que no iba a pasar a mayores, se mandó una escapada por el pasillo central, dejando jugadores cual conos en el campo, y definiendo con una picadita sublime sobre Lucchetti dejando la pelota en dirección al arco…

Las malas lenguas dirán que Affonso hizo todo lo posible por sacar la pelota de la línea de gol, pero para su lamento y los de sus fans, el pobre hombre termino enviándola hacia adentro del arco y anotando el gol.

El partido siguió su curso normal, con un Tucumán que empezó a la uruguaya con la calculadora y ya no le daban los números para clasificar por lo que empezó a proponer más en el área rival tal fue así que estrellaron dos pelotas en los palos.

Minuto 82 – En una jugada peligrosa el arquero Lucchetti decide salir con una pisadita de lujo engañando completamente al delantero rival cual Neuer sudamericano

Minuto 84 – Guruceaga realizó una atajada fenomenal que hizo levantar a todo el estadio y tirando la pelota al córner! (anotación mental: insultaron a uno de Tucumán gritándole “boliviano”, una ofensa muy acorde para decir luego que en tu primer partido de la copa venís de perder 6 a 2 en Bolivia)

Los minutos pasaban y cada vez explotaba más el hit de Luis fonzi… Tal era la motivación, que le hicieron recordar a Nandez sus veranos y partidos con amigos en las playas de Punta del Este, por lo que decidió tirarse de cabecita a buscar la pelota en un tranque… Obvio que el estadio gritó, se desenfrenó, pidió referéndum y gritaba Nández Presidente, Novick Vice…

Como defendimos en un principio vuelvo a defender el título… Eso fue lo que tuvo Peñarol para este partido, porque a veces uno debe tener suerte en los partidos, y que la bocha entre… El tiempo dirá si le quedo crédito a Peñarol en la cuenta de la suerte o si la gasto toda para poder obtener estos tres puntos. Para los que dicen que Peñarol tuvo suerte en las tres pelotas en los palos, citamos a Bettingo Sanguinetti quien con mucha cancha definió la suerte en la emisión de la radio 1010 tras el partido… “Para algo son los palos, y para algo los pusimos ahí”.

JUGADORES DEL PARTIDO

Podio compartido con Novick, Nández y Guruceaga… Marcel: orden en el medio campo como pocas veces; Nahitan: un león en la mitad de la cancha – tranco, trabo, tranco, pego, tranco (todas sus virtudes) ; Gastón: con atajadas importantes logró imponerse sobre el resto de los jugadores

En Tucumán…Homenaje en vida a Fernando Zampedri. El Luis Suarez de Tucumán: 200 partidos en la B y más de 80 goles. Jugó en Sportivo Belgrano, Crucero del Norte, Guillermo Brown, Boca Unidos, Juventud Unida. Un jugador con más oficio que madre soltera con dos hijos, que se la rebusca con lo que puede, un alquimista del futbol, las lucho todas y logro generar peligro con y sin pelota y preocupar en más de una ocasión a la defensa mirasol.

Ahora a Peñarol le toca un duro desafío, contra el Palmeiras de visitante, el último campeón brasilero, y como dijo un amigo, hoy en día salir campeón de Brasil es más difícil que ganar “La Libertadores”, porque ahí te tocan todos brasileros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *