l   marzo 21, 2016   l  

Horacio Anselmi Cacería de talentos





D

Desde el pasado mes de enero trabaja en la preparación física del plantel superior de Club Atlético Boca Juniors pero hace 33 años está vinculado al club como Director Deportivo. Ha entrenado a tenistas como Juan Martín Del Potro, Federico Delbonis, Gastón Gaudio. Referente en la región en torno al entrenamiento deportivo, Horacio Anselmi conversó con ZONA MIXTA sobre la actualidad del deporte tanto en Uruguay como Argentina.

¿Cuáles características distintivas percibe en los deportistas uruguayos?

El deportista uruguayo tiene algunas ventajas sustanciales. Volvió a incorporar el viejo tema de “la garra charrúa”, que es un bien a utilizar y desarrollar. Por otro lado, tiene en su crisol de razas a la raza negra y esto tiene un correlato positivo en la práctica deportiva. En términos de calidad de vida, por lo general, tiene un nivel alto, lo cual puede jugar a favor como también en contra: están demasiado acostumbrados “a vivir bien” y esto a veces no se lleva bien con el sacrificio. En términos globales, Uruguay -con una adecuada selección de deportes- podría ser una potencia deportiva.

¿Qué le estaría faltando? Más cantidad de población. Esto es difícil de cambiar pero hay un camino que es el modificar la famosa “pirámide” deportiva – donde van ascendiendo los escalones los mejores – por la de un obelisco; desde el principio hay que captar a los buenos y protegerlos. Además, hay que tener plena conciencia de lo que se puede hacer y “sobre todo” de lo que no.

Piramide

Pirámide del rendimiento deportivo

El caso de Uruguay es similar al de Nueva Zelandia, ya sea por cantidad de población así como por las características del país. Ellos son una marca registrada en el rugby al tiempo que Uruguay lo es en el fútbol. La política deportiva que tienen ellos es muy inteligente y radica en desarrollar 4 o 5 disciplinas deportivas claves, en las cuales con muy competitivos. Yo creo que en Uruguay se podría hacer algo parecido. Básicamente refiere a seleccionar aquellos deportes donde “podes raspar algo”.

¿Y en el contexto argentino?

El deportista argentino no se guarda nada y tiene en su ADN la solidaridad…. A nivel de investigación en el deporte, lo que sabe uno lo saben todos y esto crea una riqueza conceptual muy grande. Por el contrario, en Europa está el “crack” de un tema y detrás de él no hay nada más. Acá no pasa esto; hay una pléyade de tipos que tienen un mismo nivel de conocimientos, que sirve para mejorar día a día.

Esta raíz solidaria tiene que ver con nuestros ancestros y que provenimos de los barcos. El inmigrante que llegó estaba solo y si no era solidario con el otro no iba a ningún lado. Esta situación se vive en compartir el mate, el asado, etc. Deportivamente hace que –uruguayos y argentinos – seamos muy buenos en los deportes colectivos, y sobre todo en rivales muy duros de vencer para los demás equipos.

Por otro lado, en Argentina estamos reseteando al deporte a partir de la detección de talentos. Entendemos que somos poquitos y si hacemos lo que en teoría hacen las grandes potencias no vamos a ningún lado. Queremos ir por más sin cambiar nuestra idiosincrasia pero si dando un golpe fuerte de timón. En este sentido vamos a involucrar al Ministerio de Educación en el desarrollo deportivo; evaluaremos las potencialidades de todos los alumnos del sistema educativo y seleccionaremos a aquellos que tienen buenas condiciones para así desarrollarlos de forma específica.

¿Cuánto implica la preparación física en los deportes y como se relaciona ésta con la técnica?

No hay táctica sin técnica ni tampoco existen éstas sin preparación física. Una buena condición atlética te permite ejecutar de buena forma la técnica, y a su vez, las tácticas se nutren específicamente de la capacidad técnica. Creo que hoy en los deportes la preparación física es todo, y más cuando éste parece haberse transformado en un videojuego en el que las acciones son cada vez más rápidas.

Por ejemplo, el pasado 14 de marzo, un tenista de un pequeño pueblo de la República Argentina –Azul, ubicado a 299 de la Ciudad de Buenos Aires-, Federico Delbonis, le ganó al número 2 del mundo, Andy Murray, en el masters 1000 de Indian Wells. La evolución de Federico se debió a una mejoría sustancial en la parte física. Paso de ser “un chico grandote que jugaba bien al tenis” a ser un atleta que sigue jugando bien al tenis.

Inclusive, tengo la oportunidad de trabajar con el plantel superior de fútbol en Club Atlético Boca Juniors, y estamos en un proceso inédito donde cada jugador tiene su propio plan de trabajo físico específico, totalmente adaptado a las necesidades de cada futbolista. Sabemos que el club es una vidriera y esto –que es revolucionario para el ambiente del fútbol – podrá repicar por diferentes lugares.

Habría que ir con el cuerpo técnico de la selección uruguaya y ver las evaluaciones de Luis Suárez antes de irse a Europa. Me gustaría que compararan esas evaluaciones con las de Suárez cuando termine su carrera en Europa. Lo que te puedo asegurar es que, jugando en el Barcelona, año a año viene perdiendo condición atlética.

AUDIO – Análisis de Suárez y Messi en el Barcelona FC

¿Qué opinión le merece la forma en que se aprende a jugar al fútbol por estas latitudes?

Creo que el futbol debe aprender de los otros deportes el que exista un apartado que es “que te enseñen a jugar”. Tanto en Uruguay como en Argentina debe ser el único deporte en donde la enseñanza depende de tu tío o tus hermanos. Después los clubes eligen a los chicos que juegan bien debido a esa enseñanza. Esto no deja de ser una circunstancia exótica.

Por ejemplo, hay que tener en cuenta que en un partido de 11 jugadores -en categoría infantil-con un partido de 25 minutos de tiempo, el defensa central toca la pelota un total de 25 segundos. Me parece que hay que reformular la competencia tal como se hace en el basquetbol, en el volebol, en el tenis. Se debería adaptar la cantidad de jugadores, los tiempos de juego, las dimensiones de la cancha así como el peso y tamaño de las pelotas. Jamás un chico va a tener conciencia de 10 compañeros en una cancha, con suerte podrá tener presente a 3 o 4.

¿Y la improvisación técnica, la moña, el caño, sigue siendo un diferencial a disfrutar?

Si pero también disfrutas cuando tu equipo llega hasta el fondo y el centro va a donde está uno tuyo. Esto tiene que ver con el trabajo de la semana y que salga la idea por la cual tanto venís pregonando. Me acuerdo de un enorme jugador de fútbol argentino que le toco en su momento ser técnico de un importante club. Entonces, se apareció por Boca buscando al entrenador de primera de futsal… “Vengo a buscar al Gallego tal” me dijo. Le digo “pero que haces acá ahora que sos entrenador de tan importante club”. Me dice: “estos tipos no desequilibran en el uno contra uno… tengo que aprender alguna jugada porque los muchachos de antes ya no hay más”. Entonces, el tipo, que como jugador era una máquina de definir jugadas de gol, tuvo que aprender jugadas de desequilibrio colectivo a partir del futsal.

BOOM DE LA ACTIVIDAD FÍSICA

En relación a los programas de entrenamiento más en boga como el CrossFit, Anselmi entiende que “tienen que ver mas con el marketing y la obtención de divisas que para el beneficio de la gente. Por lo general tienen 3 o 4 elementos que presentan un gancho publicitario y por sobre todas las cosas están focalizados en facturar y que le genere divisas al que lo regentea. Por el contrario entiende que la población se beneficiaría “cuando se tiene un programa de preparación física acorde y adecuado a su persona de manera puntual e individual. Si una familia tiene un médico de cabecera, que para la abuela tiene un tratamiento específico y para los chicos tiene otro, en las mismas circunstancias un preparador físico va a trabajar de manera individual según las características de cada persona”.

Ver más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *